El mundo wellness se encuentra en auge.Tras la pandemia , tanto el hogar como su equipamiento ha adquirido mucha importancia, con el objetivo de tener a nuestra disposición un espacio seguro, amplio, con espacios abiertos al exterior y con las mayores comodidades disponibles para toda la familia.

El número de hogares con espacios destinados a la relajación, desconexión y disfrute es cada vez mayor, incluyendo la sauna como opción para obtener bienestar, tanto físico como mental.

Hablemos de las saunas , ¿Te gustaría instalar una sauna en casa? ¿Hace falta mucho espacio? ¿Gasta mucho una sauna? ¿Qué diferencia hay entre una sauna seca o una de infrarrojos? Resolvamos todas esas dudas que tienes ahora mismo.

SAUNA EN CASA: ELIGE TU SAUNA EN FUNCIÓN DEL ESPACIO Y USO

El espacio en nuestros hogares suele ser limitado, y más cuando hablamos de tener un espacio de uso “no esencial”.

Hoy en día la fabricación de las saunas se ha adaptado a este hándicap, pudiendo instalarse una pequeña sauna en kit, fácil de instalar en casa (ver catálogo de saunas en kit), o realizar un proyecto de mayor envergadura con una sauna adaptada a las dimensión y altura disponible del espacio elegido para tal fin.

Si no dispones de espacio suficiente en casa, puedes optar por poner una sauna exterior en el jardín.

SAUNA SECA O DE INFRARROJOS

Aunque los dos tipos de sauna resultan muy positivos para nuestra salud,  lo cierto es que el sistema utilizado para calentarla y sus efectos son muy diferentes, por lo que es fundamental, antes de tomar la decisión, identificar cuál de ellos nos conviene más y se adapta mejor a nuestras necesidades.

Te explicamos algunas de las diferencias entre ellas:

  • Sauna finlandesa o sauna seca: Se calienta a través de una estufa eléctrica que calienta unas piedras y que al adquirir la suficiente temperatura, desprenden y expanden un calor seco. La temperatura suele estar entre 70 y 100 grados, y lo recomendable es realizar una sesión de entre 15 y 25 min. como máximo.
  • Sauna infrarrojos: El calor se genera a través de una resistencia eléctrica que emite rayos infrarrojos y penetra directamente en nuestra piel. No se genera humedad, ni vapor. La sensación de calor que genera es lo más parecido al obtenido con los rayos de sol. La temperatura que se alcanza suele estar entre los 35 y 50 grados, que es inferior al de una sauna seca. Es por esto que la sesión en esta sauna puede ser mayor, entre 30 o 45 min. en total.

 Las ventajas y beneficios que obtienes estos dos tipos de sauna presenta también diferencias:

SAUNA SECA

  • Mejora la respiración: Gracias a las altas temperaturas de la sauna, se contribuye a mejorar la fluidez de la mucosidad, facilitando así su expulsión de las vías respiratorias.
  • Cuida la piel: Las altas temperaturas contribuyen en la sudoración y eliminación de células muertas de la piel.
  • Un sueño profundo: Después de una sesión en la sauna, el cuerpo se enfría y la sensación relajante del calor favorece un buen sueño nocturno.

SAUNA DE INFRARROJOS

  • Desintoxicación: La sauna de infrarrojos mejora el flujo sanguíneo y libera toxinas a través de la transpiración.
  • Desinflamación: El aumento de la sudoración en una sauna infrarroja favorece un metabolismo más rápido y la pérdida de peso en el agua (no en la grasa) produce una figura más delgada.
  • Confort y relajación: Dado que las saunas de infrarrojos emiten menos calor que los baños de vapor, la gente a menudo las encuentra más relajantes.
sauna-seca-o-infrarrojos

¿CUÁNTO CONSUME UNA SAUNA?

El consumo de una sauna, va a depender de muchos factores, entre los que se encuentran:

  • El tamaño de la sauna, ya que en función de las dimensiones el gasto será equivalente al tamaño de la sauna que vayas a instalar.
  • Una sauna debe calentarse antes de su uso y el gasto dependerá del tiempo que necesite en calentarse y el tiempo de uso de cada sesión.
  • Como ejemplo una pequeña sauna en casa gastará de media entre 3kw- 5kw , con lo que habría que calcular una hora (aprox. 30 min para calentar + 30 usándolo) de gasto por el precio en kw que tengas contratado.
  • No hay mucha diferencia entre el gasto de una sauna seca o de una de infrarrojos, aunque la sauna de infrarrojos sube menos de temperatura por lo tanto tardará menos en calentarse, y su gasto será un poco más reducido.

CONSEJOS DE SEGURIDAD

A la hora de usar la sauna, queremos darte unos pequeños consejos de seguridad o recomendaciones:

  • Las sesiones deben ser cortas: Puedes ir aumentando tu tolerancia al calor a lo largo de varias sesiones. Observa cómo te sientes, si estás mareado o empiezas a sentirte incómodo, sal de la sauna inmediatamente.
  • Mantente hidratado: Bebe agua antes de entrear y después de cada sesión.
  • Recuerda quitarte anillos, joyas etc, que se pueden calentar rápidamente y causar irritación o quemaduras en la piel.
  • Protege tu cabello: La sauna lo puede resecar o quebrar, puedes protegerlo con una toalla o gorro de ducha.
  • Un sesión de ducha de agua fría puede ayudar a que la temperatura de tu cuerpo vuelva a la normalidad tras una sesión, y consigas el efecto relajante deseado.

Esperamos haber aclarado tus dudas, y ahora solo te queda elegir el tipo de sauna que quieres. Para facilitarte la elección te damos acceso a nuestros catálogos de saunas, y por supuesto si aún tienes dudas, ponte en contacto con nosotros o visita nuestras instalaciones situadas en Astigarraga donde podrás ver algunos de los modelos de saunas que tenemos a tu disposición.

SAUNA-EN-KIT
Hola, ¿podemos ayudarte?