La mayoría de los afortunados/as que tenéis piscina estaréis ahora en pleno proceso de preparación para poder disfrutar del baño este verano. Es importante realizar una buena puesta a punto de la piscina para que el tratamiento del agua sea mucho más fácil y poder mantener un agua limpia y cristalina durante todo el verano.

Uno de los aspectos más importantes en la piscina suele ser mantener el control del pH del agua. Para ello te explicamos que es el pH, cómo medirlo y que acciones debes realizar para mantenerlo a raya.

¿QUE ES EL PH DE LA PISCINA?

El pH es uno de los parámetros más importantes del agua de la piscina. Mantenerlo regulado te permitirá disfrutar de un agua mucho más limpia y te ayudará a reducir el mantenimiento. El pH mide el grado de acidez y alcalinidad del agua. La escala del pH va de 0 a 14, donde el pH 7 es neutro. Si el pH es superior a 7, el agua es básica, y si está por debajo, el agua es ácida. El pH óptimo para poder bañarse con seguridad debe estar entre 7,2 y 7,6.

escala-ph-piscina

Cuando el pH está por debajo de 7,2el agua se vuelve ácida, provocando problemas para los bañistas, así como para los materiales de la piscina. Puede provocar irritación en la piel, en los ojos o las mucosas, y por otro lado, acelerará el desgaste de los materiales que forman la piscina, como corrosión en las escaleras, válvulas, bombas o incluso en el propio filtro.

En cambio, cuando el pH está por encima de 7,6, el agua se vuelve demasiado alcalina. En este caso, la piel se puede irritar y resecar, y pueden aparecer restos de calcio en la superficie de la piscina. El aspecto del agua también cambia, tomando una apariencia más nublada u opaca, y el efecto del cloro disminuye. Esto hace que la capacidad de desinfección disminuya, aumentando así la presencia y crecimiento de algas en el agua.

efectos de regulación del pH de la piscna

MOTIVOS DE DESAJUSTE DEL PH

Hay muchos motivos por los que el pH de la piscina sube o baja, aunque en la mayoría de los casos, el pH de las piscinas tiende a subir:

El motivo más habitual suele estar relacionado con el volumen total de agua. El sol y el viento tienden a favorecer la evaporación de agua, y esto hace que el pH vaya aumentando a medida que el volumen del agua disminuye. Los rayos del sol aceleran la disolución del cloro, algo que también provoca un aumento del pH.

El tiempo de uso de la piscina por los bañistas también puede provocar un desajuste en los niveles de pH. Las lociones, las cremas solares, el sudor, los restos de pelo y piel muerta que entran en contacto con el agua de la piscina, afectan de algún modo en el cloro y la acidez del agua.

El modo en el que se añade el cloro también puede afectar. Se puede añadir de tres formas: líquido, granulado o en tabletas. Si utilizas la forma de cloro líquida, estás añadiendo hipoclorito sódico, una sustancia muy alcalina que sube considerablemente el pH del agua. El cloro en tabletas, en cambio, incluye ácido tricloroisocianúrico, que suele acidificar el agua, reduciendo así el pH. El cloro granulado tiene un pH prácticamente neutro, de 6,7, por lo que no variará los niveles.

¿CÓMO MIDO EL PH DE LA PISCINA?

Por todo lo que os hemos indicado es muy importante controlar el pH de la piscina, y por ello se debe comprobar su valor con regularidad para asegurarnos que los niveles son estables, especialmente si no disponemos de una lona protectora, tras una tormenta, o cuando ha habido muchos bañistas en la piscina.

medidor-ph
fotómetro-digital para piscinas

Para medir el valor de pH del agua en la piscina necesitas un medidor de pH. Hay varios tipos de medidores en el mercado, aunque los más usados suelen ser los electrónicos, ya que son más fáciles y cómodos de usar. Sin embargo, los analizadores manuales son igualmente efectivos, y tan solo requieren tomar una muestra del agua y añadirle una pastilla. El cambio de color que se produce en el agua nos indica el nivel de pH.

ACCIONES A REALIZAR PARA CONTROLAR EL PH DE TU PISCINA

Tras analizar el pH con alguno de los medidores, si éste no está en el baremo correcto (7.2-7.6) es momento de realizar acciones para poder regularlo lo antes posible.

Cuando detectemos que el pH está bajo, deberemos usar un elevador de pH para recuperar el nivel. Del mismo modo, cuando los niveles suban demasiado, un reductor de pH nos corregirá su valor. En caso de tener que corregir el valor de pH, debemos añadir el producto corrector de forma gradual y esperar unas horas antes de volver a medir su valor, siempre con el filtro funcionando.

Reductor de pH
Elevador de pH

Hay que seguir siempre las instrucciones del fabricante y añadir la cantidad correspondiente en función del volumen de agua de nuestra piscina.

Si estamos atentos a los niveles de pH, conseguiremos mantener un agua en perfectas condiciones, optimizando la eficiencia del resto de productos (floculante, alguicida y cloro).

Si tienes duda acerca del pH puedes llamarnos para hacer tu consulta o puedes pasarte por nuestra exposición, donde podrás encontrar todo lo que necesitas para tu piscina, desde material de limpieza, medidores pH, hasta el producto químico para el agua de tu piscina.

Hola, ¿podemos ayudarte?