Muchos habréis oído hablar de las piscinas saladas, o piscinas con agua de mar, …. una opción que presenta mayor demanda, sobre todo en piscinas particulares. ¿Pero qué significa tener una piscina con sal, y qué ventajas tiene? ¿Qué es la cloración salina? Sigue leyendo que resolvemos todas tus dudas aquí.

¿EN QUÉ CONSISTE LA CLORACIÓN SALINA?

La cloración salina consiste en generar cloro a partir de la sal y el agua por medio de una simple reacción química que se llama electrólisis.

El funcionamiento de este proceso es sencillo: Solo necesitamos echar sal a la piscina, que al entrar en contacto con unos electrodos que se colocan en la línea del sistema de filtración, ésta se descompone y provoca la formación del cloro.

Mediante este sistema se evita tener que estar echando cloro, automatizando así el proceso de tratamiento del agua de la piscina.

esquema cloración salina

VENTAJAS DE LA CLORACIÓN SALINA

Confort,higiene y salud

Con la cloración salina consigues eliminar las incomodidades propias de los productos químicos. Tu piel te lo agradecerá, y el olor y sabor del cloro desaparece, ya que es inoloro, así como el tacto áspero que queda en el pelo y la piel.

Sostenibilidad.

Con un sistema de cloración salina, se evitan los gases tóxicos que se suele producir en la manipulación del producto químico.

Durabilidad y más tiempo para ti

Disponer de este sistema te ayuda a evitar tener que estar pendiente de los productos químicos, de que se agote el cloro y tengas que ir a comprarlo, etc. Sólo debes controlar la sal que necesitas. Esto supone un ahorro de tiempo y gasto a largo plazo que podrás aprovechar para lo que quieras.

El sistema de control de la cloración salina desinfecta el agua de tu piscina de manera automática. Con una simple programación en el aparato controlará la dosificación, y si incluyes una bomba de dosificación para controlar el nivel de ph ya tendrás todo el tratamiento de tu piscina automatizado.

Bajo consumo y ahorro económico

Con las nuevas tarifas de electricidad, el consumo eléctrico de cada aparato es algo a valorar. El consumo que realiza un clorador salino es bajo, equivale al voltaje de una bombilla.

Instalar un sistema de cloración salina supone un desembolso inicial, que a lo largo de la temporada de baño se recupera fácilmente, ya que el ahorro que supone en la compra de producto químico compensa el gasto que se realiza.

MATERIAL NECESARIO PARA PONER EL SISTEMA DE CLORACIÓN SALINA

Entendiendo que la piscina ya dispone de bomba y sistema de filtración, así como un panel de control eléctrico, lo único que se necesita es un clorador y sacos de sal.

La elección del sistema de cloración dependerá del volumen de la piscina, al igual que la cantidad de sal a echar en ella:

  • Inicialmente haría falta una cantidad de sal de 4 a 7gr. por metro cúbico. ( Verificar siempre con el manual del aparato clorador).
  • Existen multitud de cloradores salinos en el mercado,  aquí te dejamos dos opciones de fácil manejo y con opción a incluir el sistema de dosificación de ph para poder controlar todo el tratamiento del agua desde un solo lugar.
Cloradores salinos

AQUARITE LT
Sencillo de manejar, con control visual de producción gracias a su célula transparente, que garantiza un tratamiento fiable y eficaz. Para piscinas de 60m3-180m3.
Ver clorador

AQUARITE PLUS
Con pantalla táctil para una manejo más fácil e intuitivo. Módulo Wi-Fi para una gestión a distancia. Opción de añadir control y dosificación de pH.
Ver clorador

Si necesitas asesoramiento o quieres que te instalemos un clorador salino, llámanos o ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte.

Hola, ¿podemos ayudarte?